Etiquetas

,

20140128-225449.jpg

Lore (2012), segunda película de la australiana Cate Shortland, es un filme que presenta el desencanto de una chica al crecer mientras los Aliados avanzan por la Alemania al término de la Segunda Guerra Mundial. Con elementos característicos de los cuentos de hadas -un bosque, un compañero protector y el despertar sexual- la directora muestra el perturbador enfrentamiento de la protagonista con su realidad.

Con el suicidio de Hitler, los padres de Lore destruyen cualquier evidencia de su apoyo al partido nacionalsocialista. Padre y madre huyen por caminos desiguales, temerosos de su persecución. Encomiendan a Lore llevar a sus cuatro hermanos menores a la casa de su abuela. En su recorrido, en el que intercambia objetos a cambio de comida y morada, observa cómo la imagen de Hitler, figura de autoridad y protección, desaparece de los muros de las casas.

Shortland no consume las imágenes de la destrucción, y, en consecuencia, evita que el espectador lo haga. La campiña no está en ruinas, aunque sí despoblada. Sus habitantes huyeron en busca de ayuda a la región alemana que ofreciera protección.

La película ahonda, con agudeza, en el antisemitismo. Un joven ofrece ayuda a Lore para llegar a su destino. Ella desconfía de sus intenciones, aunque, por otro lado, siente atracción por él. La situación se tensiona cuando ella descubre que es judío.

Lore vive la ruptura de la estructura nacionalsocialista, que proveía de seguridad a gran parte de la población, con desconocimiento. El filme explora una pregunta: ¿qué sabían los jóvenes y niños alemanes de lo que ocurría?

La secuencia final de la película -en la que la chica rompe un venado de porcelana, la única posesión que sobrevivió al viaje-, representa de forma sutil, y a la vez violenta, su último vínculo con la inocencia.

Anuncios