Etiquetas

, , , ,

Julianne Moore es, de entre todas las actrices de Estados Unidos, única. Nunca ha sido la protagonista absoluta (varios de sus mejores roles son de soporte) ni su belleza ha obstaculizado su desempeño. Moore es marca de Hollywood y emblema de un cine comprometido. A los 53 años, hoy cumplidos, está en Los juegos del hambre y en Maps to the Stars, la próxima película de David Cronenberg.

La pelirroja ha sido dirigida por Robert Altman, Louis Malle, Todd Haynes, Steven Spielberg, Paul Thomas Anderson, Ethan y Joel Coen, Gus Van Sant, Neill Jordan, Ridley Scott, Steven Daldry, Alfonso Cuarón, Tom Ford, Atom Egoyan y Croneneberg, entre otros. Especialmente resaltan las películas que ha hecho para Anderson y Haynes.

Boogie Nights (1997) y Magnolia (1999), dirigidas por Anderson, le dieron a Moore la oportunidad de desarrollar papeles complejos en un universo de historias. Una madre, adicta y estrella porno en los setenta, a la que han alejado de su hijo; y una joven, contradictoria y suicida, que se arrepiente de su matrimonio con un anciano adinerado, han sido momentos clave en su filmografía.

Con Haynes, de quien es su musa, hizo Safe (1995) y Lejos del cielo (2002). Dos relatos femeninos opuestos. Uno de ellos es un ama de casa que se enferma del mundo en el que vive, cualquier cosa que toca o huela la afecta severamente; en Lejos del cielo es otra ama de casa, aunque en la década de los 50, reprimida, casada con un homosexual y enamorada de su jardinero negro.

No exenta de los proyectos fallidos, y absurdos (Misteriosa obsesión, 2004; El color del crimen, 2006), Julianne Moore es una artista relevante y propositiva; siempre al servicio de los creadores.

por @CarlKarlRoNa 

Anuncios